Trastorno del sueño

El trastorno del sueño es algo que todos en algún momento padecemos, pero ¿por qué sucede? ¿y cómo podemos combatirlo?

Dormir es vitalmente necesario para nuestro cuerpo, ya que sin él no podríamos vivir. Cuando dormimos, nuestro cuerpo descansa y empieza un proceso de recuperación, en donde nuestras células se van regenerando, se recupera la energía y se reparan algunas funciones de nuestra mente y órganos.

Un sueño adecuado nos proporciona energía para nuestra actividad física y mental del día a día, además que nos ayuda a tener un mejor estado de ánimo.

El estrés, la ansiedad, la tensión física y la depresión son causas principales de que persona padezca un trastorno del sueño.

Lo máximo registrado que una persona «ha vivido» sin dormir es de 11 días.


¿Qué pasa si no dormimos lo necesario?

Si una persona no duerme adecuadamente su cuerpo se mantiene en esfuerzo continuo, generándole un desgaste constante.

Cuando no dormimos adecuadamente, las funciones del cerebro se alteran, disminuyendo nuestras capacidades de concentración y memoria, afectando nuestras aptitudes en la actividad y desempeño, generándonos un alto y constante nivel de estrés.


¿Cuánto debo dormir?

Se recomienda dormir de 6 a 8 horas durante la noche.

Dormir menos de 6 horas al día puede provocar afectaciones y enfermedades de todo tipo, desde cerebrales a musculares, de circulatorias a depuratorias, dañando tejidos y órganos en todo nuestro cuerpo. Todo dependiendo de lo prolongado y reducido que sea el trastorno del sueño.

Es necesario fijar un horario para el sueño.


Condiciones para un sueño reparador

Tiene que haber un entorno adecuado: silencio y tranquilidad.

La recámara debe ser agradable, libre de iluminación y sonidos, de preferencia que no haya aparatos electrónicos cerca, como módem de Internet, celulares, lámparas de halógeno, computadoras, radios o televisores.


Trastornos del sueño relacionados con el estrés

Existen algunos trastornos del sueño relacionados con el estrés, incluso aunque le dediquemos el tiempo necesario, nos podemos ver afectados, tales como:

Insomnio: alteración de la funciones cerebrales comúnmente ocasionado por el estrés, que no permite conciliar el sueño.

Narcolepsia: padecimiento que se caracteriza por una excesiva somnolencia durante el día, provocando el desvanecimiento muscular.

Hipersomnia: genera una necesidad de dormir por periodos de 10 a 15 horas al día.

Apnea: se caracteriza por la dificultad para respirar durante el sueño, generalmente quedándose sin oxigeno por intervalos de 10 a 15 segundos.


Recomendaciones para tratar los trastornos del sueño

▶ Es importante llevar una alimentación balanceada y evitar el consumo excesivo de grasas, ácidos, cafeína, lácteos, irritantes, alcohol, cigarro estimulantes e incluso evitar el consumo de medicamentos sin supervisión médica.

▶ Establece un horario para dormir. Si estás activo(a) en la noche, programa una alarma en tu celular para que te avise cuando ya es hora de descansar.

▶ Cuando ya estés en la cama, aléjate del celular. Revisar tu correo o redes sociales cuando estés a punto de dormir te puede quitar hasta una hora de sueño.

▶ Realiza ejercicio, ya que es una de las formas en que nuestro cuerpo depura toxinas, se mejora la circulación sanguínea y es importante para la limpieza de nuestros órganos.

No tomes somníferos sin vigilancia médica, ya que puede generar somnolencia residual durante el día y se puede crear una dependencia de esos los fármacos.

▶ Puedes aplicar una terapia corporal con aceites naturales, ya que presentan un significativo resultado en el tratamiento de la regulación del sueño.


Aceites naturales

Existen diversos aceites naturales adecuados que puedes emplear:

Aceite de Lavanda: tiene un práctico efecto en nuestro organismo para tratar los dañinos efectos del estrés, ya que sus funciones llegan al sistema nervioso central.

Aceite Hypericum: las efectivas propiedades de esta planta han sido probadas en Alemania para tratar casos como la ansiedad y la depresión.

Aceite de Sésamo: en países como la India, en la medicina Ayurbeda se utiliza en forma de masaje para tratar casos como la parálisis facial, el estrés y la ansiedad.

Aceite de menta: las propiedades de estos padecimientos es que propicia la liberación de endorfinas, ayudándote a sentirte bien.

El aceite Vive sin estrés está elaborado con los aceites de lavanda, hypericum, sésamo y menta que han sido aprobados al rededor del mundo, por tener excelentes propiedades para atender los dañinos efectos del estrés, la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño.

Recuerda, tener un espacio adecuado para dormir, mantener una alimentación balanceada, llevar una vida sin excesos, hacer ejercicio y utiliza aceites naturales como complemento para combatir el estrés.

También puedes leer nuestra publicación Crea tu propio ambiente de relajación y siéntete mejor.

Salud, vida y alimentación

Consejos prácticos para ti.

Comparte esta publicación en tus redes.

Síguenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *