¿Por qué tiene ese olor mi boca?

En alguna ocasión una persona me comento que constantemente se lavaba la boca, tenía habidos de limpieza bucal muy constantes pensando que era por algún aspecto de higiene. Pero por más que trataba de mantener su boca limpia esta no dejaba de desprender este olor, incluso cuando hablaba con las demás personas trataba de cubrirse por el temor a que los demás lo identificaran.

Llegó al punto de mantener en su boca un dulce o un caramelo casi todo el tiempo, pero como bien sabemos esto afecta drásticamente la condición de los dientes, por lo cual esto se estaba volviendo cada vez más deprimente, ya que incluso tuvo que visitar recurrentemente a su dentista por el daño que le estaba provocando a sus dientes.

Fue ahí cuando le comentaron de manera más especifica que el origen de su aroma no era por falta de higiene bucal o por la falta de su higiene. Eso la llevó a la pregunta ¿por qué tiene ese aroma mi boca?

¿Sabías qué?

Existe una condición médica llamada “halitosis” que está caracterizada por un persistente y desagradable aroma en la boca. Además, aproximadamente la mitad de la población en general la padece en algún momento de su vida y en algunos casos después de haberla tenido se mantiene de manera permanente. Solo aproximadamente el 25% de la halitosis tiene su origen en la falta de higiene bucal. Pero ¿qué pasa con el otro 75% que la padece? ¿por qué persiste este desagradable aroma bucal?

Hablemos de la halitosis

La halitosis, el mal olor que persiste después de haber tenido una correcta limpieza bucal, podría estar indicando causas mucho más allá de una buena higiene bucal y en algunos casos estos podrían ser de gravedad.

¿Cuáles son las posibles causas que nos podría estar indicando?

Nos podría estar indicando alguno de los siguientes:

  • Gastritis crónica, ocasionada posiblemente por úlceras pépticas.

  • Daño en la estructura del pulmón, ocasionada posiblemente por una constante exposición a sustancias aéreas dañinas como el humo del tabaco, solventes, polvo, constante exposición al aire acondicionado, asbesto, entre otros.

  • Alteraciones en la función de la bilis, ocasionada posiblemente por una afectación en el hígado, en la vesícula biliar o una acumulación de bilis,

  • Por la falta de alimento, muchos no lo saben, pero no comer de manera adecuada o dejar espacios largos de tiempo en el consumo de alimentos provoca de manera constante la acumulación biliar en el intestino, dando pie a padecer posteriormente de un gran número de enfermedades. En algunos casos extremos por la mala alimentación se pueden llegar a padecer de “cirrosis no alcohólica” ya que el hígado se ve forzado a producir bilis sin alimento, ocasionando graves alteraciones a su estructura y en su funcionamiento.

¿Cómo podemos evitar esta condición?

Primeramente, te aconsejamos a que acudas a revisión con tu médico. Pero podríamos darte unos fáciles consejos para tratar de evitar esta condición.

  • Consume alimentos a tus horas, en lapsos preferentemente de 4 a 6 horas máximo, de esta manera tu intestino tendrá un mejor funcionamiento y tu hígado trabajará con mayor capacidad.

  • Consume preferentemente alimentos bajos en grasas, ya hemos mencionado en otra publicación que el forzamiento de la función del hígado es un precursor a diversas enfermedades.

  • Si ya tienes más de 21 años de edad, es preferible que “evites los lácteos”, los alimentos con lactosa en muchas personas pueden ocasionar una fuerte inflamación estomacal dificultando la labor biliar, así que te recomendamos llevar una dieta baja en lactosa.

  • Evita aquellas condiciones que afecten a tus pulmones, como los cigarros. Ya que de manera gradual y silenciosa puedes estar dañando su estructura y su función posteriormente ocasionando un efecto de halitosis.

Cómo habrás visto ya, la halitosis es más que solo una correcta higiene bucal, debes de cuidar varios aspectos en tu alimentación e incluso elementos que afecten a tú pulmón.

Tener un cuidado personal y una administración de tus alimentos puede prevenir en el futuro depender de medicamentos.

Esperamos te hayan podido servir estos sencillos pero prácticos consejos, esperando que estés con bien y te mantengas bien.

Saludos de parte de Salud, vida y alimentación.

Consejos prácticos para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *