¿Por qué se baja la hemoglobina en una deficiencia de electrolitos?

Hace algunos años conocí a una persona que se dedicaba a la transportación de frutas, y para mejorar sus ingresos cambió su horario de su trabajo a la noche.

Trató de compensar los efectos del evidente cansancio por su horario laboral, con el consumo de cafeína, consumiéndola cada vez con mayor frecuencia. Conforme pasaban los días el efecto de la cafeína era cada vez menor, por lo que aumentó su consumo gradualmente (incluso sustituyendo el agua) para mantener aquel ritmo de trabajo, por lo tanto, se generó una deshidratación.

Su condición física iba deteriorándose gradualmente teniendo como consecuencia varios malestares como dolor recurrente de cabeza, fatiga, espasmos musculares en la zona de las piernas y del rostro, disminución de la masa muscular, ardor y entumecimiento en sus pies, brazos y manos, irritaciones en la piel e incluso dificultad para respirar.

Su salud se había visto dañada a causa del desvelo, el uso excesivo de cafeína, la falta del consumo de agua, además del alimento frecuente de grasas. A sus 34 años de edad era la condición más extrema que había experimentado en cuanto a su salud, lo que en un principio parecía algo simple fue llevándolo a incluso limitarlo a una escasa movilidad.

Cuando se realizó una serie de evaluaciones, uno de los factores que presentó era una alarmante deshidratación por lo cual se veían asociados sus padecimientos, además de tener que guardar reposo debió   administrar multivitamínicos y tuvo que consumir suero de electrolitos para poder restablecer las deficiencias y tener progresivamente una recuperación.

¿Qué son los electrolitos?

Los electrolitos son indispensables para el funcionamiento de las células de cualquier tipo. Tener un balance de electrolitos es importante para nuestro cuerpo ya que estos producen los estímulos eléctricos y su dirección requerida para la asimilación, conducción y eliminación en el funcionamiento de todo el organismo. 

Son sustancias de iones elementales disueltas en agua que se encargan de conducir corrientes eléctricas en las células de cualquier organismo vivo que lo requiera.

Los electrolitos actúan como una fuente de conducción eléctrica necesaria para la producción y recuperación de todas las funciones de nuestro cuerpo.

En un estado de deshidratación el volumen corporal sanguíneo puede disminuirse drásticamente, ya que en ese momento nuestra sangre no cuenta con las condiciones adecuadas para recuperarse, la temperatura se eleva y la presión sanguínea desciende gradualmente debido al escaso volumen de la sangre.

Esto puede llegar a ser amenazante para nuestra salud.

La actividad de los electrolitos es sumamente importante para los funcionamientos de los músculos y nervios. Siendo esto indispensable para que los pulmones puedan realizar la respiración, y de esta manera poder generar la oxigenación que permite la producción y distribución de la sangre en todo nuestro cuerpo. Por eso la estabilidad de los electrolitos es “clave” para mantener los niveles de la hemoglobina en la sangre. 

Además, existen diversas condiciones que se presentan en una baja de electrolitos en la sangre poniendo en riesgo a nuestra salud. Uno de ellos es la hipocalcemia.

Hipocalcemia

Es un trastorno hidroelectrolítico que puede ocasionarse por una disminución de calcio ionizado (electrolito de calcio) produciendo una anemia perniciosa derivada de una falta de asimilación de la vitamina B12 generando una disminución de hematocritos y de hemoglobina en la sangre.

Un balanceado nivel de electrolitos en nuestro cuerpo es importante para la formación de hemoglobina en la sangre.

Es importante mencionar que los electrolitos deben de consumirse en una cantidad adecuada para la regulación en la hidratación, ya que su consumo excesivo también tendría efectos que alterarían a la salud.

Los requerimientos son variables en cada persona, dependiendo de sus condiciones y actividades. Para atender algún padecimiento te recomendamos visitar a tu profesional de la salud. 

 

Deseamos que estés con bien y te mantengas bien.

Un afectuoso saludo por parte de Salud, vida y alimentación.

Consejos prácticos para ti.


Facebook


Twitter


Pinterest


Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *