¿Por qué no debes comer alimentos caducados?

Puede haber contaminación de Botulismo por consumir alimentos con deficiente conservación o en descomposición.

La Clostridium botulinum causante del botulismo, se le considera como una bacteria muy dañina, ya que con el hecho de probar un alimento contaminado se pueden generar una gran intoxicación.

Los primeros casos del botulismo tuvieron lugar en zonas rurales, en época de verano y en condiciones de poca higiene. Teniendo en cuenta el polvo de las casas, la exposición a bacterias, la deficiente o nula forma de conservación de los alimentos hacia que en estas condiciones se produjera esta contaminación.

Actualmente mucho se ha avanzado en las formas de conservación, precaución, uso y manejo de alimentos, así como su distribución, pero es una realidad que se pueden encontrar varios de estos casos de botulismo, que posiblemente ya no sea por la manera tan precaria de la higiene o de la alta exposición a bacterias en el manejo de los alimentos, sino que ahora es por:

  • El exceso de confianza en cuanto a la revisión de la caducidad.

  • Consumir alimentos que mantuvimos prolongadamente en refrigeración.

  • Consumir alimentos que ya están iniciando un proceso de descomposición, como aquellos que se pueden encontrar con pequeñas marcas en su exterior o interior, y creemos que al retirar esa pequeña zona contaminada ya es seguro su consumo.

Pero alarmantemente ninguna de esas prácticas es segura, ya que, si de alguna manera los alimentos muestran signos de descomposición, en ninguna circunstancia es seguro consumirlos ya que es altamente probable que estén contaminados, solo que no podemos alcanzar a ver la propagación de hongos o bacterias que presentan. Y que en casos como el botulismo pueden llegar a ser un peligro para nuestra salud.

Además de la caducidad, un procesamiento o empaque inadecuado puede ser suficiente para el desarrollo de la bacteria Botulinum en alimentos como el pescado crudo, la carne ahumada o cruda, alimentos enlatados o empaquetados. De igual manera, se puede presentar la bacteria en el proceso de descomposición de verduras alcalinas como: el ajo, cebolla, papa, apio, brócoli, soya, cebada, espinaca, alfalfa, lechuga, zanahoria, entre otros. Incluso la inhalación de algún tipo de alimento contaminado puede ser suficiente para infectarse con esta bacteria, pudiendo ser causa de sinusitis crónica hiperplásica.

¿Sabías qué?

La bacteria anaeróbica llamada Clostridium botulinum, causante del Botulismo, puede dañar la actividad y conexión entre el sistema nervioso central y los músculos. Esta se genera por esporas, y pueden encontrarse en los alimentos con deficientes procesos de empaquetamiento, almacenamiento o conservación.

Algunas señales que podrían indicar Botulismo

Las señales de esta infección podrían presentarse entre las primeras 8 horas o hasta unas 36 horas después de haber ingerido alimentos contaminados con esta bacteria. Un aspecto que puede ser característico sobre este proceso es que no se presenta fiebre.

En el caso de los adultos algunos de los síntomas que se pueden presentar son:

– Dificultad para la respiración

– Resequedad en la boca

– Nauseas

– Vómito

– Estreñimiento

En el caso de los infantes algunos de los síntomas que se pueden presentar son:

– Llanto debilitado

– Dificultad para respirar

– Dificultades para comer

– Debilidad muscular

– A pesar de presentar algunos de estos síntomas, pueden tener lucidez mental

Para poder tratar algún síntoma o sospecha asociada a esta contaminación lo más recomendable es que visites a tu médico o profesional de la salud.

Cómo prevenirlo

Cuando realices tus compras en el supermercado:

  • Revisa la caducidad y no compres alimentos que estén próximos a caducar. Los supermercados regularmente acomodan sus productos por fecha de caducidad, los que están a la mano, son lo que están más próximos a caducar.

  • Revisa que tus productos estén bien sellados, que el empaque no tenga fisuras o abolladuras.

  • Elige frutas y verduras frescas. Si hay alimentos que ya iniciaron su proceso de descomposición, evita escoger tus frutas y verduras del mismo estante.

  • Revisa el color y olor de las carnes refrigeradas, antes de comprarlas. En el caso del pescado, sus escamas deben ser rígidas y nada viscosas y debe tener ojos brillantes. Si vas a comprar filete de pescado, es preferible que elijas primero el pescado y que lo fileteen al momento.

Cuando guardes tus alimentos en casa:

  • Si vas a retirar el empaque que tiene la fecha de caducidad (como el empaque del huevo, del pollo o de algunas frutas) asegúrate de conservar la fecha en algún lado. Por ejemplo, puedes escribir con tinta la caducidad en un huevo, dejar una nota en el refrigerador con las fechas o guardar una alerta en tu celular para desechar los productos caducados.

  • Un consejo práctico de cómo identificar la frescura del huevo es que si pones unos cuantos huevos en agua, los más frescos se irán al fondo y los que ya no lo son flotarán, esto es porque cuando el huevo genera en su interior una burbuja de aire ya no es recomendable para su consumo. Esto también lo puedes verificar si pones el huevo en contraluz de un foco, si prestas atención podrás ver en aquellos que flotan que en su interior existe una burbuja de aire.

  • Revisa periódicamente los alimentos que tienes en la alacena, para retirar aquellos que ya caducaron.

Así podrás consumir los alimentos cuando estén frescos y retirar de tu refrigerados y alacena cuando ya están caducados.

Te recomendamos mantenerte informado para el cuidado y protección de tu salud.

Un afectuoso saludo de parte de Salud, vida y alimentación.

Consejos prácticos para ti.


Facebook


Twitter


Instagram


Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *