¿Por qué la uva, apio y piña son buenos para la circulación sanguínea?

En cierto punto de nuestras vidas experimentaremos deficiencias en la circulación sanguínea.

En una ocasión de mi la infancia, recuerdo haber visto a una persona con muchas dificultades para el caminar, imaginando que como era alguien de tal condición eso solo podría pasar cuando llegamos a cierta edad. A veces creemos que las enfermedades y padecimientos son característicos de algún tipo de etapa de la vida e incluso podríamos llegar a pensar que eso sería normal.

Pero ¿por qué esperar a que eso pase? ¿por qué no hacer algo para evitarlo? Muchas veces se habla de la medicina como un método de tratamiento a las enfermedades o padecimientos; pero ¿por qué hay que esperar al padecimiento? ¿podrían las terapias naturales ser una buena herramienta de manera preventiva? Definitivamente sí.

¿Sabías qué?

Las frutas y vegetales tienen una alta calidad en sus nutrientes con propiedades naturales que nos ayudan a prevenir e incluso complementar los tratamientos para muchos padecimientos.

Hablemos de la circulación Sanguínea

Básicamente es el recorrido que hace nuestra sangre en todo nuestro cuerpo y por medio de la oxigenación que ha recibido desde nuestros pulmones este recorrido de la sangre sirve para proporcionar nutrientes en su trayecto, además las sustancias que no han sido asimiladas o simplemente ya deben ser desechadas son transportadas por el sistema circulatorio llevándolas a los órganos o tejidos con procesos de secreción o depuración para su eliminación.

Pero en algunos casos ese trayecto se ve limitado, afectando su recorrido y ocasionando padecimientos derivados de este mal funcionamiento. La circulación sanguínea es de vital importancia ya que es la que da vida a todo nuestro cuerpo, para mantener su correcta función debemos ayudarla con el ejercicio, puesto que una vida llena de sedentarismo puede ocasionar daños severos hasta incluso permanentes en su recorrido.

Además, debemos adoptar una buena alimentación para apoyar al buen funcionamiento de nuestra circulación.

También existen terapias complementarias que nos pueden proporcionar una condición de mejoría además de ayudarnos a mantener a nuestra circulación sanguínea funcional y activa.

¿Por qué la uva, el apio y la piña son buenos para la circulación sanguínea?

La combinación de estos tres alimentos es una gran fuente de enzimas, antioxidantes y vitaminas, por lo cual su funcionamiento es de gran ayuda a nuestra circulación sanguínea.

La piña: una de las enzimas más importantes que podemos encontrar es la “Bromelina” y es de gran ayuda para regular las condiciones de la circulación sanguínea evitando la formación de coágulos y trombos.

El apio: contiene principalmente fibra, pero además de eso contiene vitamina B6 (ácido pantoténico), esta vitamina nos ayuda a la asimilación y el procesamiento de los ácidos grasos tanto cuando se consumen como cuando ya están en el torrente sanguíneo.

La uva: tiene un importante antioxidante que es el “Resveratrol”, este tiene propiedades altamente efectivas en la circulación sanguínea, incluso hay estudios que muestran haber mejorado la dilatación mediada por el flujo (DMF) que es utilizada para prevenir enfermedades ocasionadas por la inflamación, la vasoconstricción y el incremento de la permeabilidad vascular, ya que estas pueden ocasionar el desarrollo de enfermedades como la arterioesclerosis y la trombosis.

¿Cómo prepararlo?

Primeramente, tenemos que decir que, para la elaboración terapéutica que queramos utilizar debemos de hacerlo con frutas en buen estado y de buena calidad.

Para esto requerimos que antes de iniciar la preparación deben de estar limpios, lavados y desinfectados.

Ingredientes

– Una taza de piña (de preferencia piña miel) picada, retirando el corazón de la piña.

– 5 tallos de apio previamente lavados

– Una taza de uvas.

– 200 ml de agua (de preferencia embotellada)

Nota: entre más oscura es la uva, mayor es su concentración de antioxidantes.

Forma de preparación

Coloca los tallos del apio en un extractor de jugo.

Agrega a la licuadora el jugo de apio, la piña picada, las uvas y el agua.

Licua todo por unos segundos hasta que esté bien combinado.

Toma un vaso del jugo preferentemente en las mañanas inmediatamente después de su preparación. Puede ser antes de los alimentos.

Nota: Licuar los ingredientes de esta preparación ayuda a aprovechar al máximo los ingredientes ya que si solo usamos el zumo de estas estaríamos evitando el consumo total de sus propiedades y nutrientes.

Esperamos que te sea de utilidad este fácil y practico consejo. Un aspecto importante es que, dependiendo de las condiciones de la circulación para que puedas ver un mayor resultado es probable que pasen algunos días e incluso un par de semanas, dependiendo de cada situación individual.

Te recomendamos que seas constante y paciente para poder alcanzar tus metas.

Esperando estés con bien y te conserves bien.

Un cordial saludo de parte de Salud, vida y alimentación.

Consejos prácticos para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *